24 de noviembre de 2014

¿Mikve, una piscina común?


Hace un tiempo atrás una persona (con la que compartí durante algún tiempo) comenzó a hacer comentarios anónimos aquí en el blog, de carácter ofensivo y  algunos de connotación racista... para una visión como la de él, yo no podría ser considerado "purista", si bien fue extremo y un poco desenfocado en sus comentarios (digo desenfocado por su lenguaje ofensivo) en algo tiene "razón": Hay cosas en las que hay que ser "ortodoxo" (con esto quiero decir "apegado") en su cumplimiento (y no por eso debo ser ofensivo). El Mikve es una de ellas.

La Mikve es el espacio donde se realizan los baños de purificación.

Se trata de un contenedor de agua donde una persona pueda sumergirse completamente. La Mikve no puede estar llena con agua estancada, sino que tiene que ser agua corriente.

Puede ser utilizada tanto por hombres como por mujeres, aunque hoy en día solo las mujeres conservan la obligación de utilizar la Mikve en forma ritual 7 días después de la culminación de cada ciclo menstrual. Algunos hombres acostumbran a utilizar la Mikve solo en la víspera de Yom Kipur, el día del Perdón, mientras que entre los Jasídicos lo hacen a diario.

En una oportunidad unas personas me dijeron algo así como: “me fui al club, a hacer Mikve” y yo inmediatamente pregunte: ¿Ese club tiene Mikve? a lo que me respondieron: “Noo, la piscina”…

No se trata de ser purista, ni ortodoxo, ni nada de esas cosas, ni “judaico”,  ni de ser “pseudo-consciente”, se trata de una  “Verdadera Consciencia”… 

Decir que "puedo usar una piscina de un hotel como Mikve", es casi igual que decir que puedo asistir a un toque de Shofar, y que el “shofar” que "toquen" sea un tubo de cartón de esos que desechan en las tiendas de telas, clarooo, lo único es que hay que ser es “conscientes” de la energía del “Shofar”…   como dice mi bobe (mientras que hace un gesto un poco molesto con las manos) ¡siki, nooo se así es!… feh.


Podemos “dejar” de ser “puristas” en algunos aspectos, pero existe un límite... "El de la Torah" y cuando cruzamos este "limite" nos transformamos en “deformadores”. Hay preceptos llamados “Jukim” que son Decretos divinos, leyes que superan el razonamiento humano, pero que igualmente tienen el carácter de obligatorios, y el “Mikve” es uno de ellos. Por ser un precepto "Jukim" la Kabbalah asociada al "Mikve" es por demás profunda... y este no es el espacio para hablar de esas dimensiones. 

Si no puedo asistir a un “Mikve” construido para tal fin (hasta aquí se denomina ser “purista”)… puedo sumergirme en el mar, o en un lago o en cualquier cuerpo de agua natural (hasta aquí se denomina la “verdadera consciencia”)…  ¿por que? Porque la Torah establece dos opciones: 

1) un cuerpo de agua de lluvia;

2) un manantial de agua. 

Cada una de las dos opciones requiere de ciertas condiciones físicas, que hacen que adquiera y mantenga ese poder purificador, condiciones que no se cumplen en una piscina o bañera, la primera de agua no natural porque está estancada y tratada con fuertes fungicidas, y la segunda transportada por tubos, y mediante el uso de “bombas”.

El Mikve, tiene un poder mas alla de la limpieza física, es claramente demostrado, si tomamos en cuenta los requisitos personales para sumergirse en el mikve (tomados de la página de la Union Israelita):

La persona no debe tener absolutamente nada adherido al cuerpo que impida el contacto con el agua: tela adhesiva, manchas de tinta o sangre, prendas, cosméticos, prótesis dentales móviles, pintura de uñas, etc.

Los cabellos deben estar cuidadosamente desenredados y limpios, al igual que las uñas de manos y pies, las cuales deben haber sido recortadas previamente. Es menester que la persona cepille sus dientes y mantenga aseados sus ojos y nariz.

Un baño con abundante agua y jabón debe ser tomado inmediatamente antes de la inmersión ritual.

La persona debe sumergirse de pie, con los brazos y las piernas ligeramente separadas. Debe mantener ligeramente cerrados sus ojos y boca, y sus cabellos deben estar completamente sueltos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario