2 de junio de 2014

"El Situacionado"

El Situacionado


"El Situacionado" el titulo de este post, es un término que no acuñe yo, el termino apareció en un correo que me enviaron, y me pareció excelente. Sin duda otra de las cosas interesantes que de ninguna manera podemos dejar pasar, a lo mejor desconozco si se usa o no en determinados grupos, pero me pareció genial. Pero ahora vamos a definirlo...

En Kabbalah sabemos que nuestra palabra tiene poder, que creamos realidades enteras con ella. En PNL, las palabras que usamos traen alertas y mueven estados emocionales, por ejemplo cuando digo la palabra "problema" nuestra mente entra en crisis, se nubla, y pierde capacidades, por ello deliberadamente se sustituye esta palabra de nuestro lenguaje por "Situación"  la cual crea en nosotros un estado mas calmado y sereno, que nos permite hallar soluciones, para tal "Situación". Un interesante enfoque muy valido, que lo escuche de unos amigos, y lo hice mio. 

Entonces "El Situacionado" es una persona problemática, que vive constantemente y que siempre trae consigo situaciones negativas, el criollamente llamado en Venezuela y en América latina"Salao". 

"El Situacionado" me llevo a mi infancia, a un personaje que surje derivado de la archi conocida serie de animación "Los Picapiedras" pero donde ya Pebbles y Bamm Bamm estaban crecidos, "The Pebbles and Bamm Bamm Show" una serie de los años 70, porque hay que recordar que el último capitulo de los Picapiedras fue emitido en 1966.

"No se me cayó la cédula" como decimos aquí en Venezuela cuando descubrimos nuestra edad, hablando o recordando algo antiguo. Pero ese show fue bastante justo, en mi opinión. De todos modos, tenían un personaje en la serie que se llamaba "Bad Luck Schleprock". En todas partes este hombrecillo iba,  a quien todas las desgracias lo perseguían y siempre tenía encima de él una nube negra, y causaba una especie de caos físico en el que puede estar de pie cerca y luego murmurar "Wowzy wowzy woo woo". Te deje la foto al comienzo de este post, para estimular tu memoria.

A este personaje "Bad Luck Schleprock" "Mala Suerte Schleprock"  me llevo el termino "El Situacionado". 

Pero ya dejemos de divagar y vallamos a la Kabbalah, "El Situacionado" mas conocido en la tradición hebrea es Job. Voy a copiar acá fragmentos y capítulos del libro en el Tanaj.  


Había en el país de Us un hombre llamado Job. Este hombre era íntegro y recto, temeroso de Dios y alejado del mal. Le habían nacido siete hijos y tres hijas, y poseía una hacienda de siete mil ovejas, y tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes y quinientas asnas, además de una servidumbre muy numerosa. Este hombre era el más rico entre todos los Orientales. Sus hijos tenían la costumbre de ofrecer por turno un banquete, cada uno en su propia casa, e invitaban a sus tres hermanas a comer y a beber con ellos. Una vez concluido el ciclo de los festejos, Job los hacía venir y los purificaba; después se levantaba muy de madrugada y ofrecía un holocausto por cada uno de ellos. Porque pensaba: "Tal vez mis hijos hayan pecado y maldecido a Dios en su corazón". Así procedía Job indefectiblemente. El día en que los hijos de Dios fueron a presentarse delante del Señor, también el Adversario estaba en medio de ellos. El Señor le dijo: "¿De dónde vienes?" El Adversario respondió al Señor: "De rondar por la tierra, yendo de aquí para allá". Entonces el Señor le dijo: "¿Te has fijado en mi servidor Job? No hay nadie como él sobre la tierra: es un hombre íntegro y recto, temeroso de Dios y alejado del mal". Pero el Adversario le respondió: "¡No por nada teme Job al Señor! ¿Acaso tú no has puesto un cerco protector alrededor de él, de su casa y de todo lo que posee? Tú has bendecido la obra de sus manos y su hacienda se ha esparcido por todo el país. Pero extiende tu mano y tócalo en lo que posee: ¡seguro que te maldecirá en la cara!" El Señor dijo al Adversario: "Está bien. Todo lo que le pertenece está en tu poder, pero no pongas tu mano sobre él". Y el Adversario se alejó de la presencia del Señor. El día en que sus hijos e hijas estaban comiendo y bebiendo en la casa del hermano mayor, llegó un mensajero y dijo a Job: "Los bueyes estaban arando y las asnas pastaban cerca de ellos, cuando de pronto irrumpieron los sabeos y se los llevaron, pasando a los servidores al filo de la espada. Yo solo pude escapar para traerte la noticia". Todavía estaba hablando, cuando llegó otro y le dijo: "Cayó del cielo fuego de Dios, e hizo arder a las ovejas y a los servidores hasta consumirlos. Yo solo pude escapar para traerte la noticia". Todavía estaba hablando, cuando llegó otro y le dijo: "Los caldeos, divididos en tres grupos, se lanzaron sobre los camellos y se los llevaron, pasando a los servidores al filo de la espada. Yo solo pude escapar para traerte la noticia". Todavía estaba hablando, cuando llegó otro y le dijo: "Tus hijos y tus hijas comían y bebían en la casa de su hermano mayor, y de pronto sopló un fuerte viento del lado del desierto, que sacudió los cuatro ángulos de la casa. Esta se desplomó sobre los jóvenes, y ellos murieron. Yo solo pude escapar para traerte la noticia. Entonces Job se levantó y rasgó su manto; se rapó la cabeza, se postró con el rostro en tierra y exclamó: "Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allí. El Señor me lo dio y el Señor me lo quitó, ¡bendito sea el nombre del Señor!" En todo esto, Job no pecó ni dijo nada indigno contra Dios. El día en que los hijos de Dios fueron a presentarse delante del Señor, también fue el Adversario en medio de ellos, para presentarse delante del Señor.El Señor le dijo: "¿De dónde vienes?" El Adversario respondió al Señor: "De rondar por la tierra, yendo de aquí para allá". Entonces el Señor le dijo: "¿Te has fijado en mi servidor Job? No hay nadie como él sobre la tierra: es un hombre íntegro y recto, temeroso de Dios y alejado del mal. Él todavía se mantiene firme en su integridad, y en vano me has instigado contra él para perderlo". El Adversario respondió al Señor: "¡Piel por piel! Un hombre da todo lo que tiene a cambio de su vida. Pero extiende tu mano contra él y tócalo en sus huesos y en su carne: ¡seguro que te maldecirá en la cara!. El Señor respondió al Adversario: "Está bien. Ahí lo tienes en tu poder, pero respétale la vida". El Adversario se alejó de la presencia del Señor, e hirió a Job con una úlcera maligna, desde la planta de los pies hasta la cabeza. Job tomó entonces un pedazo de teja para rascarse, y permaneció sentado en medio de la ceniza. Su mujer le dijo: "¿Todavía vas a mantenerte firme en tu integridad? Maldice a Dios y muere de una vez". Pero él le respondió: "Hablas como una mujer insensata. Si aceptamos de Dios lo bueno, ¿no aceptaremos también lo malo?" En todo esto, Job no pecó con sus labios. 


Después vinieron sus amigos a opinar, a juzgar e incluso a criticarlo... Y tres amigos de Job, Elifaz temanita, Bildad suhita, y Zofar naamatita, luego que oyeron todo este mal que le había sobrevenido, vinieron cada uno de su lugar; porque habían convenido en venir juntos para condolerse de él y para consolarle. Ellos decían cosas, pero Job no sentía el consuelo de ellos. Esto nos enseña que aquel que viene a consolar a alguien que está de duelo, debe primero establecer las cosas que serán adecuadas para consolarle. Los amigos de Job decían la verdad, pero no para consolarlo, ya que lo que se requiere son cosas por las que el doliente sentirá agradecimiento, y después aceptará la sentencia y agradecerá al Santo Rey por ello.

Te invito a que leas el Libro, y notes las discusiones de Job y sus amigos, que abarcan más de 29 capítulos. Elifaz desde la experiencia (la suya no la del otro), Bildad, desde la tradición (que no servirá de nada), Zofar desde el legalismo (separado de la verdad del Eterno)  Eliú otra cosa (definitivamente otra cosa), vale el esfuerzo estudiar estos diálogos.

Aquí el final:


Después, el Señor cambió la suerte de Job, porque él había intercedido en favor de sus amigos, y duplicó todo lo que Job tenía. Todos sus hermanos y sus hermanas, lo mismo que sus antiguos conocidos, fueron a verlo y celebraron con él un banquete en su casa. Se compadecieron y lo consolaron por toda la desgracia que le había enviado el Señor. Y cada uno de ellos le regaló una moneda de plata y un anillo de oro. El Señor bendijo los últimos años de Job mucho más que los primeros. El llegó a poseer catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas. Tuvo además siete hijos y tres hijas. A la primera la llamó "Paloma", a la segunda "Canela", y a la tercera "Sombra para los párpados". En todo el país no había mujeres tan hermosas como las hijas de Job. Y su padre les dio una parte de herencia entre sus hermanos. Después de esto, Job vivió todavía ciento cuarenta años, y vio a sus hijos y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación. Job murió muy anciano y colmado de días.
Las personas pueden tener crisis, lo interesante de estas crisis es que traen como consecuencia un crecimiento, cuando veo "un situacionado", un "Bad Luck Schleprock" evito juzgar, evito emitir opinión, y ¿qué es emitir opinión? Etiquetar. Porque esta persona puede estar allí hoy y mañana darse cuenta de la dinámica que genera esos aconteceres, bien sea por sus pensamientos, y en sus acciones.

En el curso de nuestra investigación de los mundos espirituales, lease vivir y estudiar Kabbalah, descubrimos que nuestras percepciones son exclusivamente una voluntad que viene desde Arriba que desea hacernos sentir como una entidad separada del Creador y no como una parte de Él.   

Todo el mundo que nos rodea es en realidad el resultado de la influencia de  las fuerzas espirituales en nosotros.  Esta es la razón por la cual al mundo que nos rodea se le considera un "mundo de ilusiones".

Una alegoría:


"Había una vez un cochero que tenía dos caballos, una casa y una familia.  De pronto, la mala suerte se ensañó con él: murieron sus caballos, al igual que su esposa y sus hijos y la casa se derrumbó.  Muy pronto el cochero murió también de pena.  En la corte celestial, se entablaron las discusiones para decidir lo que un alma tan atormentada podía recibir.  Al fin, se pensó en hacerle sentir que aún estaba con vida, acompañado de su familia, en su hogar con sus buenos caballos y que su trabajo y su vida lo hacían muy feliz."

Estas sensaciones se perciben en ocasiones de la misma forma que un sueño muy real.  En efecto,  son sólo nuestras sensaciones que crean las imágenes del mundo que nos rodea.  ¿Cómo podemos, entonces,  diferenciar la ilusión de la realidad?

La Kabbalah, como todas las demás ciencias,  se ocupa del estudio de la materia y la forma.  No obstante, posee una particularidad notable y una ventaja respecto a las otras ciencias.   Aún la parte de la sabiduría que estudia la forma separada de la materia,  se basa totalmente en el control experimental, es decir, que está sujeta a pruebas empíricas.


Cuando un Kabbalista se eleva al nivel espiritual del objeto que estudia, adquiere los atributos del mismo y por lo tanto total discernimiento.  Esta persona puede prácticamente manejar diferentes formas antes de que siquiera se manifiesten en la materia, como si observara nuestras ilusiones apartándose a un lado.

Por ello puede ver, los manjares del futuro, cuando en el presente hay solo un plato de arvejas. No etiquetes.


La mala suerte no es lo que creemos que es, “Mazal” Buena suerte o Zodiaco en hebreo se escribe con las letras Mem y la Zain, letras de lugar y tiempo, lo cual quiere decir estar en el tiempo correcto, en el lugar correcto, haciendo lo que tengo que hacer, eso es realmente:  La buena suerte.

Todo tiene su momento específico. Todo tiene una razón energética. La impaciencia por "decir", la impaciencia por "hacer", la impaciencia por "tener", la impaciencia por "juzgar"... la impaciencia pasa siempre su factura.

Cuando plantas una semilla en la tierra, ¿da frutos al instante? Claro que no. Tampoco esperarías que así fuera. Todas las cosas que dan frutos están ocultas por un tiempo. Esto es una verdad universal en ambos mundos, el físico y el espiritual. Se le llama ocultar para revelar.


Hoy, no te juzgues, ni juzgues a otros, por los frutos, sino por las semillas que pones en la tierra.

Cuando tropezamos y caemos de nivel espiritual, no debemos sentirnos deprimidos. Debemos empezar de nuevo como si actuáramos espiritualmente por primera vez. Algunas veces tenemos que empezar desde cero varias veces al día. 

Hoy, empezamos de nuevo.

4 comentarios: