11 de enero de 2018

Sefirot, una visión aplicada I

Comencé a escribir este artículo comenzandito el mes de Kislev, un mes de milagros.

Muchas veces estudiamos fragmentos "Tomer Devorah" de Rabí Moshé Cordovero, muchos de los que participaron deben recordarlo.

"Tomer Devorah" es un texto maravilloso, y en apariencia muy sencillo. Se originó en la escuela de Kabbalah de Safed, previo a la aparición del sistema luriánico. Recordemos que Rabí Cordovero fue maestro del Arizal y de Jaim Vital. 

Sobre "Tomer Devorah" ya hemos dedicado en este blog quizás varias entradas. Entre ellas:

Tomer Devorah 


Sefirot, una visión aplicada.

"Sefira" como concepto es complejo, y cuando pensamos que lo "entendemos" surge inmediatamente un complemento que debemos incluir.

Durante el período en el que dicte clases presenciales, tuve en una época un grupo de estudiantes que relacionaban las sefirot con sus correspondencias con el Tzelem Elokim, esto lo hacían de forma inmediata, Cuando decías Jojmah y se tocaban el lado derecho de la cabeza.


Por otro lado compartí con otro grupo que sólo entendían las sefirot por sus relaciones con Nombres Divinos, Yihudim... sin conocer más allá de esto, a estos decías Keter y ellos respondían Ekie.


Era muy cómico, jamás mezcle los grupos, pudo ser interesante  el haberlos mezclado, pero sus motivaciones eran diferentes.

Ciertamente las sefirot tienen sus correspondencias en el Tzelem Elokim, y sus Nombres Divinos asociados. Pero manejar esta relación de forma parcial, limita considerable nuestra compresión de los conceptos, porque nos cercena la capacidad de abstracción, y de establecer conexiones entre los distintos estratos. 

Igualmente siempre digo: de nada sirve saber y conectar los Nombres Divinos en Yijudim sin vivir en concordancia a los principios Universales que rigen la creación. Debemos corregirnos, y alcanzar la "Equivalencia de Forma",  es decir tiene que haber un crecimiento personal asociado.


Este es un mundo de pluralidad en el que debemos alcanzar el no-dualismo. En esa época si se hizo un esfuerzo por expandir la concepción del concepto de "Sefira". Muestra de eso se ve reflejado en este Blog, en entradas como:
   
Las Emociones desde la Kabbalah


Podemos definir "grosso modo" una sefirá (pl. "Sefirot") como un canal de energía Divina o fuerza de vida. Y nos quedamos cortos, porque la palabra “Sefirah”, significa literalmente “Cuenta”, y se distingue así de “Mispar”, que traduce como “número”. Si bien se dice que las Sefirot representan los diez dígitos básicos, de hecho no lo son, sino más bien son las fuentes en las que los números se originan

Es por este motivo las sefirot representan secuencialmente las distintas etapas del proceso creativo, por medio del cual Di-s generó desde "Su Infinitud" la progresión de reinos, los cuales culminan en nuestro mundo físico finito. Todo esto, desde "nuestro punto de vista" desde el  punto  de la referencia de la creación, porque desde Él, nada ha cambiado...

Como grupo coexistente, las Sefirot constituyen los componentes interactivos de una única estructura metafísica o espiritual, cuya expresión “genética” puede ser reconocida en todos los niveles, y dentro de todos los aspectos de la Creación. Simplemente son Uno.

Más allá del aspecto puramente estructural-funcional de una sefirá (aspectos más internos, o técnicos -por llamarlo de alguna manera-) hay una fuerza motivacional oculta, que se entiende mejor a través de su comparación con algunos estados psico-espirituales del alma humana. Es precisamente en base a estos estados, que el jasidismo expone las Sefirot. 


Y en este post les vamos a otorgar una definición que consiste básicamente en la articulación de estos estados, y la exploración del rol que ellos juegan en el servicio del hombre a Di-s en este mundo.

De Acuerdo al texto "Tomer Devorah" El hombre tiene el deber de imitar a su Creador, pues fue hecho a su imagen y semejanza según el secreto de la Suprema Forma.

Las sefirot se dividen en Poderes, y Atributos. Los primeros abarcan los procesos cognitivos -el intelecto- y los segundos a los aspectos emocionales.

Keter
Estos atributos, los cuales el hombre debe esforzarse por imitar, son:
Tolerancia; 
Paciencia con los demás; 
Perdonar; 
Buscar el bien en los demás y para los demás; 
No guardar la ira; 
Realizar actos de bondad; 
Amar y buscar el bien para alguien que te ha hecho daño y ahora desea rectificar ese daño (perdonarlo no es suficiente); 
Recordar las buenas acciones de los demás y olvidar sus malas acciones; 
Sentir compasión por los demás, incluso por la gente malvada; 
Actuar con honestidad; 
Actuar con bondad e indulgencia hacia los demás (no insistir en aplicar “la letra de la ley” sobre los demás); 
Ayudar a los demás a arrepentirse y no guardarles rencor; 
Buscar maneras de mostrar misericordia y compasión a los demás, aunque uno no encuentre en ellos ningún factor atenuante.
Otros atributos y acciones paralelos de Keter que se encuentran en la “imagen Divina” del cuerpo humano son:
La humildad; mantener la mente libre de todo pensamiento de mal; mostrarle siempre favor a los demás; mirar siempre el bien y rechazar el mal; evitar mirar lo impropio o indecente; ayudar al indigente; no caer en la ira; ejercer la paciencia; recibir a toda persona con alegría; nunca hablar mal, ni maldecir ni dedicarse a una charla vana; hablar siempre de cosas buenas.
Para alcanzar el atributo de la humildad, se debe huir del honor y no buscarlo nunca. Es necesario reconocer los propios errores, recordando constantemente nuestros pecados y buscando maneras para rectificarlos. Esto nos mantendrá en el camino hacia la humildad. Además, tratar de honrar a todos y amar a los demás.

Jojmah
Debemos esperar que el Eterno le imparta Su conocimiento al hombre, para que el hombre pueda alcanzar percepciones más claras de la Divinidad.
Más aún, la persona debe estar siempre deseosa de compartir su conocimiento con los demás.
Con este conocimiento, la persona debe centrar sus pensamientos en cómo beneficiar a los demás, buscando siempre maneras de ayudarlos. Porque cada persona tiene la responsabilidad de ser compasiva hacia los demás, y debe cuidar el medio ambiente dado que ello refleja al Eterno y a Su Sabiduría.

Binah
Para perfeccionar el atributo de Biná, debemos hacer Teshuva constantemente. 

Jesed
Debemos cultivar el amor por Dios y por la humanidad. Existen muchas maneras de cultivar este amor:
– Cuidar a nuestros hijos y atender sus necesidades.
– Visitar a los enfermos y atender sus necesidades; también cumplir con la mitzvá de enterrar a los muertos y de confortar a los deudos.
– Dar caridad a los pobres.
– Ser hospitalario con las visitas y hacer la paz entre la gente.

Guevurah
Guevurah denota restricción. Debemos siempre ejercitar la restricción y andar por el Sendero del medio.

Tiferet
Debemos también utilizar nuestro conocimiento para alcanzar el consenso y no adentrarse en la disputa ni en argumentos injustificables. Ni ser arrogantes.

Netzaj y Hod
Para alcanzar estos atributos es necesario aumentar la influencia de la espiritualidad en el mundo, es decir, respetando y mantenimiento el estudio de la Torah, el cimiento del universo. El estudio del Jumash (Biblia) fortalece a Netzaj, el estudio de la Mishná fortalece a Hod, y el estudio del Talmud fortalece a ambos.

Yesod
Para fortalecer Yesod uno debe cuidarse de todo pensamiento o palabra inmoral. Es necesario también guardar el Pacto de todo acto inmoral.

Maljut
Esto incluye mantener un estilo de vida humilde, evitando la ostentación.
También es importante trabajar para alcanzar el temor al Cielo, dado que Maljut representa la aceptación del yugo del Cielo.

Para poder alcanzar cual quién cual quién nivel de Maljut es necesario estar casado y comportarse de acuerdo con los dictados de pureza familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario