30 de mayo de 2015

El Código de la Torah

Bendito es Hashem,  

Antes de leer este post, te invito a darle un vistazo a los siguientes articulos más antiguos, los cuales te ayudarán a comprender mejor el punto que ilustramos aquí hoy:




A comienzos de los años setenta de la era común, hubo una guerra (la guerra judeo-romana) que trajo como consecuencia la caída de Jerusalén y la destrucción del segundo Templo.


Siendo el Templo el centro tanto religioso como político, como social prácticamente era el centro del judaísmo en ese momento. Al caer el Templo, como institución, se terminaron muchos niveles de meditación y entre esos lo que era la guarda de lo que era la TRADICIÓN.

¿Qué era la Tradición?  En el Templo había oficiales o escribas que hacían copias de textos estandarizadas y eran vigiladas que no tuvieran transformaciones, que no tuvieran deformaciones, mutaciones; vamos a estar hablando de la Torah como la Torah escrita allí; entonces, estaba a disposición de algunos oficiales que eran los que copiaban, que transcribían el texto, por lo que mantenían el texto íntegro, sin ningún tipo de deformación, el texto Bíblico. No había ninguna institución que mantuviera una copia, que mantuviera ese patrón allí, con lo cual se copiara a mano los demás textos. Entonces, en medio de aquel caos, en medio de la guerra, en la que murieron muchísimas personas, un grupo de rabinos pidieron permiso al general romano para irse hacia el norte, para reorganizarse nuevamente.


Se van al Norte de lo que era Galilea, y se establecieron en la ciudad de Yavne, en el norte de Israel, y comenzaron a recopilar  nuevamente y a escribir la tradición para que no se perdiera en ese m omento de hecatombe


¿Qué es la Tradición? Es como se leía el texto, como es la forma de leerlo, donde están las pausas, donde estaban los acentos. Recordemos que un texto bíblico es un texto consonántico; entonces hicieron un trabajo de recopilar, ya no estaban las escuelas de enseñanza pues las escuelas de enseñanza estaban prohibidas. Había la posibilidad que se contara la transmisión de boca a oído, como se venía haciendo desde siglos atrás. Recordemos que en el Capítulo I (Mishnah 1) del Pirkei Avot decía: “Moshé recibió la Torah desde Sinaí y se la transmitió a Iehoshua y Iehoshua se la transmitió a los ancianos y los ancianos a los profetas y los profetas a los miembros de la Gran Asamblea”


Esa cadena de la tradición se  cortó. Así se trasladaron al norte de Israel a recopilar toda la información para permitir que siguiera la transmisión, reorganizarse y esto lo hizo Rabí Akivá ¿Qué sucedió en ese m omento? Ellos buscaron conservar la tradición, pero entre ellos había un grupo, que eran los MEKUBALIM (Kabalistas) a los que pertenece el Rabí Akivá, que eran los guardianes del secreto oculto, los encargados de mantener la tradición para que no se perdiera y así comenzaron a codificar y a escribir sobre el texto de la Torah. ¿Qué escribieron sobre el texto de la Torah?  Inventaron un sistema de puntuación, que son los puntos diacríticos, las vocales y las marcas de entonación; ellos escribieron sobre el texto escrito unos símbolos que, no era que no existieran, sino que eran invisibles; esas puntuaciones no era que no se transmitieran con  la Torah, sino que no estaban escritas. Entonces, por miedo a que se perdieran, los escribieron. Es decir, enseñaron la tradición oral, que se enseñaba de boca a oído, las escribieron sobre la tradición escrita, superpuesta; ahí es donde viene la separación de la palabra: 


Un texto, un bloque seguido de letras, ellos le añadieron una serie de Símbolos a la Torah ¿Cuáles sn esos símbolos? Estos que están aquí: Los escribieron por debajo (3), los escribieron por el medio (2), los escribieron por arriba (1), escribieron tamaño de letra, ancho de letra. Esto es, simplemente, escribir la tradición oral sobre la tradición escrita. La tradición oral me enseñaba a leer la palabra Bereshit, pero escribieron los punteos para saber que se leía así. Sin su trabajo no podríamos leer este texto ahora.


Son tres (3) niveles de puntaje lo que completa el texto masorético, es el texto que tiene varias líneas en una línea, son seis (6) líneas de lectura:


Una línea de escritura del texto masorético contiene siete “sub-líneas” de lectura, a saber: 
la línea de las letras (1), 
la línea del centro de las letras (2), 
la línea de las vocales (3), 
la línea sobre las letras (4), 
la altura de las letras (5),
y los espacios entre palabras y letras (6) y Las letras volteadas y al revés (7).


El Sidur (El libro de Oraciones) contiene dentro muchos pasajes del TaNaK, colocados allí entre otras cosas para despertar los aspectos más elevados dentro de nosotros. Para este post escogimos  analizar a manera de código el ultimo verso del poema Eshet Jail "La mujer Virtuosa" que leemos en la Mesa del Shabat, y que corresponde al capítulo 31 del libro de Proberbios (Mishle).

El texto dice así:


Y traduce literalmente:



Dadle del fruto de sus manos,
Y alábenla en las puertas sus hechos.
Proberbios 31,31.


El versículo contiene siete palabras, para un total de 31 letras.  Comencemos el análisis por la palabra central “Yadeha”.


Esta palabra está compuesta a su vez por dos palabras: “Yad-Yh”, la primera se traduce como “mano” y la segunda es la contracción del Nombre inefable del Santo, Bendito sea. Así que se podría traducir como “Mano de YH”, pero veamos a continuación...

 יד es la mano, y su uso Simbológico en Lengua Sagrada es de producir las ideas relativas a la mano del hombre. 

Entonces en sentido figurado representa “el hacer”, la facultad, la fuerza ejecutiva, el poder de actuar, la dominación, es toda clase de ayuda, de instrumento

Es decir, la acción del hombre, “La Obra de sus manos" Esta “Obra de sus manos” viene inmediatamente seguida por la contracción del Nombre Divino יה que leído como radical expresa la vida absoluta manifestada, la Eternidad, El Ser eternamente viviente: Él, Bendito sea su Nombre.

La “Obra de las manos” del hombre delante de D-os,
       
Sus acciones que presentan delante del Creador, Bendito sea su Nombre.

Como esta escrito:

“Que sea la dulzura del Eterno nuestro Dios esté sobre nosotros. Que Él establezca para nosotros la obra de nuestras manos; que afirme la obra de nuestras manos” Tehilim 90,17.

La trayectoria en el árbol sefirótico de las Nekudot de la palabra, keter-Jesed-keter. La Diestra del Eterno.

En atbash la palabra Yadeiah se transforma en 

צוצה
La raíz צץ es poco común en hebreo, pero conectando la raíz compuesta (צוץ), significa “florecer”. 

La raíz צה simboliza lo que sale de sus limitaciones materiales, rompe las trabas de los cuerpos.
               
Es decir que las acciones del hombre, que emprende un camino hacia su propia Santidad,  “florece” solo cuando es capaz de salir fuera, cruzando el desierto desde la esterilidad de sus limitaciones hacia la fertilidad en La Sabiduría que trasciende los límites de la materia, para recibir la Plenitud de la Luz.

Tenemos también la raíz צוה que simboliza un grito en voz alta. Vamos a dejarla aquí por un momento y continuemos analizando la simbología oculta en el versículo.

La siguiente palabra se traduce como “alabanza”.

Entendiéndose con esto que la verdadera y correcta forma “Alabanza” del hombre hacia su Creador, es a través de sus propias acciones la “Obra de sus manos”.

Esta palabra comienza con una letra vav, es decir un “Camino”.
       
El hombre se presenta con la obra de sus manos delante de D-os, y luego emprende un camino, que lo conduce hacia su libertad interior y hacia la Verdadera Vida, tomando el control de sus pensamientos, palabras, acciones y de su hacer con responsabilidad absoluta sin transferirla a los demás.
       
Nótese que luego de la letra vav se repite nuevamente la contracción del Nombre Divino, pero luego de las dos lamed se completa el Nombre Inefable

La raiz radical לל, Simboliza un movimiento circular, un movimiento de dos fuerzas opuestas, una que va hacia el centro y la otra que tiende a alejarse. Expresa es un todo violento del alma, “el grito de Dolor extremo”.

El alma que inicia su camino de superación, y se ha fijado el objetivo de alcanzar la Santidad, dá a su Creador un fuerte grito, algo así como ¡Aquí voy!.  

Pero sí en su camino de Santidad no se concreta sino que cae en un círculo cuyo inicio es su fin, una y otra vez, le produce un sufrimiento que transforma su grito inicial en un aullido de Dolor.

El hombre puede superarse en un movimiento circular, pero no en el que se queda en el mismo plano (con esto se quiere decir la misma percepción de la realidad, en los mismos paradigmas, dando vueltas otra vez sin salir) sino combinando este con un movimiento recto ascendente hacia su objetivo la “Santidad” 

Movimiento espiral ascendente.

Porque la suma del movimiento circular y de un movimiento rectilíneo hacia arriba, describe una trayectoria espiral, una escalera de caracol. Un movimiento de aprendizaje, que trasciende un plano y se eleva al inmediatamente superior, donde se encontrará con una nueva percepción más elevada y un nuevo estado de conciencia.  En cada plano se encontrará con nuevas limitaciones, que habrá de superar.

El alma puede ir alcanzando los distintos estados de conciencia, a través de sus cambios en la percepción de la realidad, para lo cual debe romper constantemente sus limitaciones  (movimiento circular, supera y logra continuando adelante) y alcanzar el conocimiento que no posee (el movimiento rectilíneo ascendente que lo hace trascender un plano) para expandir su conciencia para volver a empezar.

Esta Estructura de la lengua sagrada, nos muestra a la cabeza del hombre y su movimiento determinante, unido a todo poder manifestado eterno. En la cabeza se encuentra los siete orificios principales con los que el hombre percibe el mundo, que deben ser orientados hacia el proceso de depuración del ego, y a la aceptación de la Divinidad oculta mas allá de los sentidos, cambiando su percepción de la realidad limitada. Ahora es capaz de saborear, ver, oír y deleitarse en el aroma de la Eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario