22 de abril de 2014

Eretz Israel.

Hay un propósito para la existencia de Israel; un objetivo especial que cumplir.

"Israel es el vehículo para revelar la Divinidad en este mundo"

Israel se define como la Voluntad del alma de retornar a su fuente El Kadosh Baruj Hu.

Al aceptar esta premisa, podemos comprender el propósito de la "Tierra Prometida" (Eretz Israel)como el lugar donde Israel puede concentrar sus energías hacia el objetivo de revelar la Divinidad.

Pero esa tierra esta habitada por otros pueblos, por lo que hay que luchar para conquistarla. En omer nos preparamos para eso...

Enviado desde mi dispositivo movil BlackBerry® de Digitel.

Los Secretos de la Sabiduría.

Después de la Minjá, se reunieron todos y Rav Shimón se sentó mientras que su hijo, Rav Elazar, se puso de pie y explicó los secretos de las palabras de Sabiduría, y su cara resplandecía como el Sol. Y las palabras volaban al cielo. Se sentaron dos días y no comieron ni bebieron, y no sabían si era de día o era de noche. Cuando salieron, se dieron cuenta de que ya habían pasado dos días y no habían comido nada. Rav Shimón exclamó: "Y estuvo allí con Dios cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan ni bebió agua". Si para nosotros hubo mérito de conectarnos y adherirnos a Dios por un tiempo, fue que pasados dos días y no sabíamos dónde estábamos. Para Moshé acerca de quien la Torah testifica: "Y estuvo allí con Dios cuarenta días" es mucho más así.

Enviado desde mi dispositivo movil BlackBerry® de Digitel.

Los sueños y su interpretación.

Nuevamente en un autobús en carretera, escribiendo desde mi teléfono, les pido perdón por los signos de interrogación. Hace unos minutos me escribió una amiga sobre un sueño, y luego de habérmelo contado, me contó como se lo habían interpretado. Todo eso me motivó a escribir este post.

Es importante tener cuidado con relación a los sueños y a quien se los contamos. Por un gran detalle: todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta.

El Tratado de Berajot (55b) comenta: "Rabí Elazar dijo: de dónde aprendemos que todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta? Porque está dicho en referencia a José y los sueños del Faraón: "sucedió que así como nos lo interpretó, así aconteció"

De la misma forma este pasaje continua con otros relatos, de sueños y su interpretación, siempre llegando a la misma conclusión: todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta.

Recuerdo que una vez leí algo así: una persona no debería contarle un sueño a alguien que no lo ama verdaderamente, ya que esta persona no encontrará al sueño ningún aspecto positivo, y quien lo ama no encontrará en el sueño ningún aspecto negativo. Y todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta.

Práctico consejo: ten cuidado de contar el sueño solo a quien te ama, evita contar sueños a quien no te ama.

También recuerdo un relato que cuenta que una mujer fue donde Rabí Elazar, y le contó que había soñado que se había caído el techo de su casa. Y Rabí Elazar le dijo: "tendrás un hijo varón" y así fue. Luego después de un tiempo la misma mujer tuvo el mismo sueño y fue donde Rabí Elazar que le dijo nuevamente: "tendrás un hijo varón" y así fue. Una tercera vez la misma mujer tuvo el mismo sueño y fue donde Rabí Elazar, quien esta vez no se encontraba en la Yeshiva, y la mujer le pregunto a sus discípulos: ustedes también son expertos en interpretar sueños somo su maestro? Y ellos dijeros: cuentanos el sueño, y te lo interpretamos. Ella dijo soñe que se cayo el techo de mi casa. Y los discipulos le dijeron: "enterrarás pronto a tu marido". La mujer al escucharlo salió corriendo envuelta en llanto, en ese momento entraba Rabí Elazar, y pregunto a sus discípulos: por qué llora esta mujer? Y ellos le contaron. El les dijo: saben que han matado al marido de esa mujer! Acaso no conocen que todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta.


Mucho cuidado cuentale siempre tus sueños a un maestro de Torah, o a alguien que te ame... 

Enviado desde mi dispositivo movil BlackBerry® de Digitel.





21 de abril de 2014

La letra más chica. I Parte.


Este blog es una bitácora, un diario... Hay que recordar siempre que los símbolos en la Kabbalah invitan más a actuar que a pensar, teniendo esto presente: Ahora ve y actúa.

Una tarde de café, como era la costumbre (por eso el diseño de este blog) mi Rav tomo un texto del Tanaj, y me mostró una hoja, y me dijo: ¿Qué ves? y yo le dije: "un texto hebreo" y volvió a preguntar: ¿Qué ves? examine el texto nuevamente, y le dije: "un texto hebreo", se rió y me señalo una línea, examine la línea, y me dijo: ¿No te das cuenta? en esta palabra la letra "alef" es más chica que el resto de la palabra (era un texto impreso) y de verdad la letra era de manera casi imperceptible más chica que las demás. Y me dijo: "Si no lo has notado, has dejado pasar una gran enseñanza de la Torah"....

Estudiar el Jumash, Neviim, ketuvim, Talmud, Zohar, y cualquier Texto de la Sabiduría de Israel, es bastante complicado para alguien que desconoce las reglas, para alguien que desconoce el lenguaje (lenguaje de ramas) en la que están escritos, y más aun para alguien que desconoce incluso las costumbres, y el contexto histórico de dicho texto. Y me río a carcajadas (muchas veces internas) cuando alguien me dije que un texto es complicado, que no sirve, que debió ser escrito de "forma más simple" o cuando alguien me dice que un determinado ejemplo adoptado por la Torah, no es adecuado, e incluso propone uno "mejor". Y me rio no de "Burla" sino porque aprendí que generalmente quien me dice esto al pasar del tiempo, comienza a entender el lenguaje, y lo adopta como deducción propia. 

Hay que recordar que la Torah es un código (explicar las razones por lo cual es un código no las debatiremos en este articulo, solo nos dedicaremos a "Hablar del código") y es así como debe ser estudiada, como un código, un código encriptado, que debemos des-encriptar. El código es cualquier cosa, una palabra, una letra, un símbolo, una forma de redacción, un personaje, un error, algo repetido, algo que falte.... en fin cualquier cosa.

Una de las grandes que debemos tener presentes es que estos "Escritos Sagrados" no son libros de textos sino de estudio, que nos dan "claves" para sacar más conclusiones relacionadas, así que les presento tres premisas para acércanos a estos textos:

Premisa 1: Todos los Textos Sagrados de la Sabiduría Interior de Israel, están escritos mediante códigos, así deben ser leídos, porque siempre hay algo más allá.

Premisa 2: Nunca se repite un código (que haya usado antes) que pudieras aprender de uno anterior, de lo cual se desprende que: aunque encuentres dos que sean similares hay que esforzarse por encontrar las diferencias esenciales entre las dos.

Premisa 3: Nunca menciona un código nuevo para algo que pudieras aprender de una deducción simple, desde otro código.

Es por causa de estas reglas que los Sabios aconsejaron que: 

"Un hombre no debe ingresar al Pardés sin antes haberse colmado de carne y de vino" (aquí hay tres códigos: Pardes, carne y vino)

Lo cual nos enseña que antes de estudiar "Kabbalah" hay que familiarizarse tanto como se pueda de la Sabiduría bíblica, la Mishnah y el Talmud. ¿Razón? al familiarizarse con ellos, nos acostumbrará al manejo de los códigos, a los símbolos, y al pensar ordenado y profundo, y por último a actuar bien, todos pasos indispensables para estudiar las "profundidades". 

Para estudiar existen tips para que el estudio sea provechoso: 

1. Se requiere tres elementos: un Maestro, Pareja de estudio (dentro del grupo) y buenos libros. 

2. Son necesarios los cuatro pilares: Esfuerzo, dedicación, constancia y disciplina.

3. Fijar y respetar el tiempo estudio.

4. Pedir la ayuda del Cielo, orar, bendecir antes y después del estudio.

5. Es imprescindible leer en voz alta, mínimo tres veces. 

6. Extraer primero las ideas principales del texto y luego las ideas particulares del texto y sacar los detalles de las mismas. De lo General a lo Particular. Luego repasar todo.

8. Interpretar y dilucidar el texto, usando comentaristas, y cotejándolo con otros textos. Lectura transversal.

9. Estudiar el texto en su lengua original, hebreo y arameo.

10. Aplicar lo aprendido.


Las plegarias.

Me encuentro estudiando la Parashat Shemot del Zohar y encontre a estos tres Santos que dejaron una impresión imborrable... Quise hoy parafrasear y compartir con ustedes esta porción del Zohar (Shemot):

Rabí Yehudah Bar Ilay, mientras atusaba su Barba, salieron de sus labios perlas prístinas, que se posaron sobre los presentes, como alhajas de oro, brillantes y vibrantes, tan iluminadas que nunca mas habría oscuridad en esas mentes. Cuentan que esa tarde él enseño: 

Una plegaria, a gritos o en silencio, alzada por un Justo, encanta  y deleita más al Santo, Bendito Sea, que en cualquier otra cosa. Pero aunque a El le agrada, algunas veces concede su petición y algunas veces no.

Dicen que el Estudio de la Torah, era suficiente para alimentar a Rabí Yehuda Bar Ilay, hasta el punto de que él resplandecía de felicidad y buena salud. El fue un hombre extraordinariamente rico, pero sin deseo de beneficiarse de este mundo más allá de lo necesario.

Cuentan los discípulos de cierto año, en el que las nubes se quedaron sin lágrimas ¡Qué desesperación! porque estás lágrimas alegres, son para la tierra un beso, y labios que no besan se quiebran. Llora la amada suplicando que la besen, suplicando que regrese, sedienta de aguacero empalidece. Cálida tarde, tarde asfixiante, el buey ya no retoza, y mudos han quedado los arroyuelos, ya no ríen, ni serpentean, solo baila el polvo como flotando sobre el mismo lugar donde la cristalina antes trotaba. ¡Aterradora sequia! que clavó su aguijón en la espalda del hombre, Rabí Eliezer Ben Hurcanus, de quien se dijo es una cisterna cementada que no pierde una gota, mirando al firmamento, sólo implora al Eterno que oiga su ruego,  pero la lluvia no llego, él vino y decreto cuarenta ayunos, pero la lluvia no llego. ¡No hay grano en el granero, ni heno en el henal! 

Y Vino Rabí Akiva y exclamo: “Él hace al viento soplar”, y el viento soplo fuerte y poderoso, como un caballo... ¡Óiganlo cómo corre! grito despavorido uno de los presentes. Rabí Aquiva alzó sus ojos, y dijo: “Y Él hace la lluvia caer” y la lluvia llego ¡Oh lluvia silenciosa que los brotes aman! ¡Oh beso del cielo! 

Rabí Eliezer al ver esto estaba alicaído. En la mente de los testigos germinó un pensar “Este es más importante” y en ese mismo instante se cuenta que se abrieron los Cielos y se escucho una voz, que proclamó: “No, no es que sea más grande, sino que pasa por alto sus costumbres” Esto es porque del hijo de conversos, las buenas costumbres son más distinguidas, en el Cielo. 

Rabí Akiva, miro el rostro de su Maestro, y tomó nuevamente la palabra: Rabí Eliezer es como uno que es amigo y compañero del Rey; cuando va al palacio para gestionar algún favor, este no le es otorgado enseguida, pues el Rey tanto se deleita, tanto disfruta en la presencia de su amado amigo, que lo entretiene allí todo el tiempo que le es posible. Yo, en cambio, soy como el sirviente del rey, cuyos pedidos son rápidamente otorgados, deseando el rey que cuanto antes deje de turbarlo. Por eso dice: “Da al hombre de una vez lo que quiere, y así no tendrá que entrar en mi cámara”. Al oír esto, Rabí Eliezer se sintió confortado.