14 de abril de 2014

Vino, cuatro copas del Seder.


Quise hacer un post, sobre este tema de las cuatro copas de vino, del seder.

El vino es parte esencial en nuestra espiritualidad, en las bodas, en el brit milah, en el Shabat y festividades siempre incluye una copa de vino, y el caso de Pesaj "cuatro" ¿Por qué?

El vino proviene del interior de la uva, por lo que nace de un material oculto y por tanto simboliza aquello que está oculto y que debe ser revelado. Por este motivo, el valor numérico de la palabra "Yain" (vino) es el mismo que el valor numérico de la palabra "Sod" (secreto).

Es importante acotar que conocer el "secreto", implica conocer las "causa". La espiritualidad ("causa") está escondida en nuestro mundo físico (efecto) y requiere ser revelada, a partir de nuestros actos.

Es por ello que usamos "Vino" para sacar el potencial espiritual inherente que hay en evento. Como dice el Talmud, "cuando entra el vino, sale el secreto".

El beber cuatro copas fue establecido por los Sabios, basándose en los cuatro términos que utilizo la Torah al nombrar la redención de Egipto: "Yo los liberté", "Yo los libré", "Los redimí", y "Yo tomé" Vehotzeti, Vehitzalti, Vegaalti, Velacajti (Shemot 6:6-7)

Y se deben tomar en el orden:

Primera: Al recitar el Kidush (se recita Berajá de "Hagefen")

Segunda: Al recitar la Hagada.

Tercera: Luego de Bircat Hamazón (se recita Berajá de "Hagefen")

Cuarta: Al finalizar Halel.

Quien las toma una tras otra no cumplio la Mitzvah.

La Kabbalah relacionada a las cuatro copas la podemos encontrar en el el Zohar HaKadosh:

Que explica que el sagrado Zivug en esa noche está en todos los lados, tanto en Jojmah como en Jasadim, y está en cuatro atados, que son cuatro grados HB, Tiferet y Maljut, que nunca se separan uno del otro cuando ese Zivug está presente.

Nosotros despertamos en la alegría (el vino alegra el corazón) de ellos y en correspondencia bebemos cuatro copas porque hemos sido merecedores con ellos. Eso es porque alguien que se aferra a la iluminación del Zivug es merecedor de todos los cuatro grados, HB, Tiferet y Maljut.

Esto es porque esta "noche es diferente a todas las otras noches", y uno deberá unir el nombre en todo y regocijarse en esa noche debido a su alegría arriba y abajo.


Esas cuatro HB, Tiferet y Maljut grados son llamados "cuatro redenciones (y es a lo que se refiere la Torah cuando dice Vehotzeti, Vehitzalti, Vegaalti, Velacajti) ya que este último grado, Maljut es llamado "redentor", "el ángel redentor". Pero ella es llamada "redentor", solamente a través de otro grado, uno más elevado, Tiferet, que se ubica por encima de ella e ilumina en ella, Y Tiferet emite iluminación a ella solamente en los dos grados en él, Jojmah y Binah, de quien Tiferet recibe. Resulta que estos cuatro HB, Tiferet y Maljut son cuatro redenciones ya que ellos están conectados a Maljut quien es llamada "redentor"

Enviado desde mi dispositivo movil BlackBerry® de Digitel.














13 de abril de 2014

Cuatro cosas que aprendí

Cuatro cosas que aprendí en esta víspera de Pesaj (previo al Bedikat Jametz) las comparto con ustedes.
1. Estudiar eleva de nivel la conciencia. La profundidad que alcanzaremos durante el Estudio es una elección individual.

2. Sabio es quien puede explicar conceptos difíciles y profundos de forma clara. Lo mas importante es "poner las cosas de forma simple y citar la fuente del sabio y ya"

3. Debemos "Cuidarnos" de no caer en discusiones inútiles con nadie, y mucho menos ofender a ningún ser humano.

4. La educación convencional y el conocimiento (la ciencia) por si solos (esto es sin la luz de la Torah) no pueden sacar las mejores cualidades en el hombre.

Feliz Pesaj!


Enviado desde mi dispositivo movil BlackBerry® de Digitel.

El Reinado y Pesaj

Desde el retiro. Comparto con ustedes lo siguiente. Rabí Meir decía: cuando los Bene Israel llegaron al Yam suf, las tribus discutían entre ellas. Se dividieron en cuatro grupos; unos querían tirarse al Yam Suf, otros retornar a Mitzraim, los terceros pelear con los mitzrayimim, y los últimos someterse al enemigo. En medio de la discusión, Najshón, ben Aminadav de la tribu de Yehudah, se lanzó primero al mar. Por esto mereció Yehudah el reinado (Sotah 36).

Enviado desde mi dispositivo movil BlackBerry® de Digitel.

Libre es quien se integra a la Torah.

BH, Fuerte abrazo. Desde el retiro, les comparto un extracto de "Mijtav Meeliyahu, sobre la redención futura):

Encontramos la siguiente enseñanza en el tratado de Avot (cap 6):

"Solo es libre aquel que esta absorto en la Torah" como leemos: "los caracteres divinos estaban grabados sobre las tablas de la Ley" (Badmibar 32,16); "grabado" en hebreo "Harut" es homónimo de "Herut" libertad; y como las tablas de la Ley simbolizan el corazon de Israel, cuando se graba en él la Torah, la libertad es adquirida.

En este sentido leemos también: "Inscríbelas en las Tablas de tu corazón" (Mishlei 3:3)

Estar "absorto" en la Torah significa que en toda cosa, en cada circunstancia, nuestro comportamiento ha de ser motivado por el deseo de aplicar la Torah. Nos liberamos así de los deseos materiales que en realidad son los servidores del "yetzer hara" (la mala inclinación) "El que no esta constantemente motivado por la Torah es repudiado por el Eterno" (Midrash Rabba 41:17) El Eterno quiere hombres libres y no esclavos, pero el hombre es llamado libre solamente si se desprende totalmente de la esclavitud sin conservar ninguna influencia de su instinto. Esta idea es evocada por la eliminacion del jametz, durante Pesaj. El jametz simboliza el "Yetzer hara", que debe ser eliminado totalmente.

Enviado desde mi dispositivo movil BlackBerry® de Digitel.

8 de abril de 2014

Soy Responsable de mi Vida.

En este post voy a usar un lenguaje poco ortodoxo en base a los conceptos, pero quiero compartirlo con todos, puede que suene feo para algunos.

En Kabbalah estudiamos que hay dos formas de aprender, que en realidad es una sola:

  1. A través del Conocimiento de la Ley Divina.
  2. A través de la experiencia concreta, y el sufrimiento.


La que numeramos como “segunda”, en realidad no es una forma de Aprender, es un mecanismo que hace que el hombre retorne a la primera y única forma de Aprender Verdaderamente. Es decir que los sufrimientos que le producen los actos “fuera de la Ley”, hagan recapacitar al hombre, y escoja vivir de acuerdo a la “Ley Divina”. En esto radica el “Libre Albedrio” en escoger si Aprendo siguiendo las leyes objetivas que rigen la Creación o si por otro lado, escojo descubrir por mi mismo a través del sufrimiento, cuáles son esas leyes. La base bíblica de esto, la hallamos en el verso:

“…Mira, yo he puesto hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal…” búscate una Biblia y léelo en su contexto en Deuteronomio (Devarim) 30:15ss.

Es decir que tu Bejirah (tu libre albedrio) radica fundamentalmente en escoger entre la Vida (Vivir de acuerdo a la Leyes Objetivas que rigen la Creación) o la Muerte (Sufrimiento producto de la experiencia concreta).

De manera general estas “Leyes”, como está escrito: “El te ha declarado, oh hombre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que demanda el Eterno de ti, sino sólo practicar la justicia, amar la misericordia, y andar humildemente con tu Dios?” Miqueas (Mijá) 6:8.

El oponente te engaña, haciéndote ver que requieres cosas que realmente no necesitas, y te hace empecinarte, para que Sufras, cuando se aproximen las consecuencias de tus actos fuera de la Ley, fuera de Tu Ley, de tu plan, y de tus Objetivos, trazados como alma cuando encarnaste. Pero una cosa si es cierta: Tú se lo permitiste, tú escogiste aprender con la experiencia concreta. Las protecciones No te sirven porque funcionan en base a Tu libre Albedrio, y a la final Tu mismo escogiste aprender Sufriendo, al final también está escrito: “No tentaras al Eterno vuestro Dios, como le tentaste en Masah” Deuteronomio (Devarim) 6:16. El Eterno es tu Guardián, pero por eso no vas a exponerte innecesariamente, presa de la Posesión de un “espíritu de Locura”, de la inclinación al mal que hace que el hombre se exponga al peligro y a su propia destrucción.

Es Simple, y muy duro (Lo siguiente me lo copie de una página y me pareció muy adecuado):

Tú eres el resultado de ti mismo. No culpes a nadie, nunca te quejes de nada, ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo, y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar corrigiéndote, el triunfo del verdadero hombre, surge de las cenizas del error.

Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer. Las circunstancias son buenas o malas según la voluntad y la fortaleza de tu corazón; aprende a convertir toda situación difícil  en un arma para triunfar.

No te quejes por tu pobreza, por tu salud o por tu suerte, enfréntate con valor y acepta que de una u otra manera son el resultado de tus actos y la prueba que has de ganar.

No te amargues por tus fracasos, ni se los cargues a otros, acéptale ahora o siempre seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar, y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu tristeza, de tu necesidad, de tu dolor y de tu fracaso, si tú has sido el ignorante, el irresponsable, tú y solo tú, nadie pudo haberlo sido por ti, no olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes, de los audaces, imita a los valientes, a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones difíciles, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin aliento morirán; aprende a nacer desde el dolor y hacer más grande que el más grande de tus obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo, comienza a ser sincero contigo mismo, reconócete por tu voluntad, por tu valor, y no por tu debilidad para justificarte.

Recuerda que dentro de ti mismo hay un Dios que todo puede hacerlo, conociéndote a si mismo serás libre y fuerte y dejaras de ser un títere de las circunstancias, tú mismo eres tu destino y nadie puede sustituirte en la construcción de tu propio destino.

Levántate, mira por la mañana y respira la luz del amanecer, tu eres parte de la fuerza de la vida, despierta, camina, muévete, lucha, decídete y triunfaras en la vida.

Nunca pienses en la suerte porque la suerte es: el pretexto de los fracasados.

Si caes; levántate, sacúdete el polvo y sigue avanzando. Hay una forma de hacerlo: Viviendo de acuerdo a las Leyes objetivas que rigen la Creación.