Siguenos

Siguenos
@armando_mordeja

Haz click en la imagen

Haz click en la imagen
Suscríbete a mi canal

Si te gusto compártelo....

Si te gusto compártelo....

28 de septiembre de 2016

La santidad y la impureza

El espíritu de la impureza esta siempre listo libremente disponible y por nada, porque el espíritu de la impureza obliga a la gente sobre la que mora y los tienta a vivir con él. Los provoca para hacer su habitación con él de muchas maneras.

El espíritu de santidad no es de esta manera, sino que sólo es alcanzable con pago completo y gran compromiso, y por medio de purificarse y purificar su habitación con el deseo de su corazón y alma. Y aún entonces, es afortunado aquél que merece que el espíritu de santidad descanse con él. Aún con todo esto, debe ser cuidadoso para seguir la senda correcta, sin volverse a derecha o izquierda. Si no lo hace, se separa inmediatamente y se distancia del espíritu de la santidad, y no será otra vez capaz de merecerla (su conexión) como hizo originalmente. Zohar Truma.

6 de agosto de 2016

¿Ellos no ven lo que yo veo?...


Hace unos días el Rabino Daniel Ben Itzjak hizo una reflexión en su página de facebook, titulada: 

¿LÁSTIMA, INDIGNACIÓN O RISA?

Me pareció tan genial que quiero hacerle eco.

El Rabino Ben Itzjak, es un maestro de Torah y Kabbalah, y uno de los autores actuales que se empeñan en difundir la Sabiduría y tradiciones del pueblo de Israel, de forma seria y clara. Una vez leí, y no recuerdo donde, una reseña que decía algo como: "quienes lo conocen, reconocen que es un alma que vino con la misión de resucitar a los vivos"... Muy acertado, y debo decir que yo me he beneficiado en sobremanera de sus trabajos.

Además él dirige una de las colecciones más interesantes de la Editorial Obelisco,  la colección Alef, que a mi parecer, debe ser para cualquier bibliófilo -interesado en estos temas de difusión de Kabbalah y Torah- objeto de búsqueda implacable.

En esta reflexión, el Rabino se hace una pregunta, que siempre me he hecho... Sabemos que hay muchos auto denominados estudiosos de la Kabbalah (o mejor de tópicos de la misma) que no son más que unos estafadores. El Rabino, ben Itzjak dice en su reflexión que a estos "Se los distingue a diez kilómetros de distancia" Continúa además "Se auto-denominan con nombres hebreos, en muchos casos incoherentes".... "Colocan, junto a su foto, todo tipo de objetos hebreos reconocibles: una estrella de David, un Candelabro, letras hebreas, cuadro de sefirot, etc" personalmente puedo legar a sentir lastima por estas personas, porque sin duda están perdidas, sumergidas en la ignorancia.


"Utilizan un lenguaje desencajado, confuso, repleto de palabras hebreas mal escritas y mal pronunciadas, etc". Ante esto siento indignación, porque encima de auto-denominarse "cabalistas" sin incapaces de -por lo menos ponerse a la altura- y aprender a escribir correctamente los términos, acerca de los cuales dicen ser "expertos".

Intentan mezclar la Kabbalah con la Astrología, la Alquimia con el Tarot, el Judaísmo con otras religiones, y todo junto con su insondable ignorancia. Aquí me da risa, y recuerdo una vez que un@ de estos personajes me dijo que sus conocimientos eran mucho más completos y estaba más desarrollad@ en el "mundo espiritual"  porque practicaba simultáneamente, muchas "prácticas espirituales", y emanaba tanto caos y desorden emocional como la mezcolanza de sus "completos conocimientos".  

A partir de acá, solo le hago eco al Rabino Ben Itzjak:


¿Ellos? Si no fuesen tan dañinos, causarían lástima o risa.

Pero más que ellos, seres oscuros y extraviados, me sorprenden sus “alumnos”.

¿Ellos no ven lo que yo veo? 

¿Realmente no comparan, no comprueban sus fuentes tergiversadas, sus conocimientos, sus orígenes y sus intenciones?

Insisto: más que la sorpresa que me provocan estos individuos extraños e insólitos, me asombra que alguien cuerdo pueda leerlos o escucharlos más de dos minutos.

Hago eco a la pregunta:  ¿Ellos no ven lo que yo veo?... acaso no se dan cuenta que los vomitan con sus mentiras...

La eterna pregunta de este blog, ¿Ellos no ven lo que yo veo?.

Insisto: más que la sorpresa que me provocan estos individuos extraños e insólitos, me asombra que alguien cuerdo pueda leerlos o escucharlos más de dos minutos.

Te invito a reflexionar conmigo, te invito a leer los siguientes artículos.




La Nueva Era ¿Nueva Era?




Me encontraba dando una clase de hebreo, e hice un comentario sobre el simbolismo de las letras y una persona del auditórium, al final comparó parte de lo que dije con las enseñanzas del "Movimiento de la Nueva Era". Los que me conocen saben que: "me ofendí".. no, no es cierto [Ya escribí un post sobre esto]

No necesariamente ofendido, pero si afectado por el comentario. Uso esta afectación como excusa escribir un artículo explicando mi posición con respecto a este Movimiento [el movimiento de la Nueva Era] que muchos de los que me conocen saben que no es de mi agrado [Fíjense que digo "mi posición", y escribo "Movimiento Nueva Era"]. Si algún internauta partidario de este movimiento, llega acá, leálo y medite sobre esta reflexión.

La Nueva Era es un movimiento cultural MUY AMPLIO, agrupa muchos y diversos elementos. NO ES UNA RELIGIÓN, pero ocupa elementos sobrenaturales, llenando el vacío de las personas que no están adheridos a ninguna religión.. Su característica principal es el SINCRETISMO. Es decir una mezcla de toda clase de ideas y teorías, creencias y costumbres.

Vamos a clarificar.

El término Nueva era o New age, particularmente usado durante la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI, se refiere específicamente al paso a la "Era de Acuario".
 
Ahora el concepto de "Era astrológica", ligado a la "Era de Acuario" tiene un basamento en la astronomía (aunque podría ser puesto en entredicho), y es un periodo de tiempo que se corresponde con el desplazamiento en 30 grados de arco del eje terrestre debido al fenómeno de la precesión de los equinoccios, equivalentes a un mes del año platónico o ciclo equinoccial, es decir el período que tarda la precesión de la Tierra en dar una vuelta completa de 360° lo que ocurre en aproximadamente 25776 años (una era astrológica). 

En otras palabras, es el período de tiempo durante el cual, el punto vernal [punto de la eclíptica a partir del cual el Sol pasa del hemisferio sur celeste al hemisferio norte] cruza por una de las 12 constelaciones del zodiaco. Debido a la precesión de los equinoccios, el Sol se mueve hacia atrás a través de los doce signos del zodiaco a la velocidad aproximada de un grado de espacio cada 71.6 años, y a través de cada signo (30 grados de espacio) en unos 2148 años, y en torno de todo el círculo o ciclo equinoccial en unos 25776 años.

Ahora según la "Astrología" en el paso de un signo a otro, se producirían cambios en la humanidad. Hasta aquí vamos bien.

Pero vamos a lo nuestro... Cierta vez escuche a una persona "muy espiritual" (ojo, pueden ser muchas) que dijo algo como esto:

Dibuje un Cho ku rei, en la pared de mi merkaba, y El arcángel Gabri-el, vino de las huestes seráficas, del planeta Cronos, en alfa centaury, y me dio clases de qabalas en el astral, se me apareció en mi casa, como un caballo negro adornado con perlas, y Hanuman estaba con él. Me dijo "anota, anota", me regalo una pluma de su ala, y luego tocó mi Rosa mística, me dijo: Jesoús, el Christus, el Brahman, el rinpoche, el hijo de la Rosa Mística y de zeus, y hermano de hércules, señor de Yesod y maestro ascendido de urantia, te escogió para que viajaras al universo de briah y aprendieras el Kundalini, y hagas el devekut. Por eso me hice una con Gaya, y la pashamama, silfides, ondinas y nomos. Y luego de una pausa dice: "Y me llene de escarcha"


Tremenda enseñanza ¿no?

Su sistema de creencias no está unificado sino que es un agregado de creencias y de prácticas (sincretismo) a veces mutuamente contradictorias. Las ideas reformuladas por sus partidarios suelen relacionarse con la exploración espiritual, la medicina holística y el misticismo. También se incluyen perspectivas generales en historia, religión, espiritualidad, medicina, estilos de vida y música. TODO MUY HOLISTICO....

Algunas de estas creencias son reinterpretaciones de mitos y religiones previos, aunque sin ser consistentes con ninguna de ellas; habiendo así individuos que emplean un enfoque del tipo «hágalo usted mismo», otros grupos con sistemas de creencias establecidas que recopilan religiones, y aún otros sistemas de creencias fijos, como los clubs u organizaciones fraternales. 


Por ejemplo, pueden compatibilizar el dogma cristiano de la divinidad de Jesús con el karma como mecanismo de justicia, y a esto sumarle algunos diagramas de sefirot con los símbolos de los chakras, y a la vez hablar del "infierno". Es frecuente que los conjuntos de creencias así adoptados rechacen los aspectos más negativos de las mitologías o religiones en que se basan, adoptando los más agradables, o los que se amolden a ellos. 
Debido a la variedad de creencias a la carta, cualquier categoría coherente puede parecer restrictiva o incompleta.

Esto no te deja avanzar...







26 de julio de 2016

El Patriarca Abraham

El patriarca Abraham es la piedra fundamental del pueblo judío, eso es innegable, se puede decir que fue "el primer judío". Deberíamos estudiar con profundidad su historia, y no solamente lo que está escrito acerca de él en la Torah, sino también en el sefer yashar, en los midrashim... Y eso nos daría una idea, de lo que es "hacerse Judío" desde el inicio y desde una convicción personal, y como una elección personal.

23 de julio de 2016

Kabbalah vs autoayuda

La Profundidad verdadera es importante.

Algunas personas, y esto es debido a como la han enfocado algunas escuelas; confunden la Kabbalah con crecimiento personal, con coaching, y lo que es peor la pueden llegar a comparar con la mediocre "autoayuda".

Sentido común: Si quieres, tal vez puedas

Auto-ayuda: Si quieres, puedes

Psicología–Coaching: ¿Qué vas a hacer para poder?

Estudio de Torah y Kabbalah: Conoce los principios Universales que rigen la Creación, y "Empoderate" actuando de acuerdo a ellos.

La Torah es un código, es el plano del hombre. Nada de lo que en ella está escrito es literal, y considero “estúpido” a quien lo piense así.

Voy a explicarme... Es estúpido (y sobretodo ignorante) todo aquel que afirme por ejemplo: que El Creador hizo el mundo físico en seis días físicos. La Biblia no es un manual de ciencias (al menos no en el sentido actual de “ciencia”)...

Hace años (quizás muchos) un amigo estaba en mi casa, y discutíamos sobre un análisis filológico de un fragmento bíblico.

Estaba haciendo un análisis de métrica en la poesía hebrea. A mí me encanta aquello de la simetría del texto, descubrir significados ocultos y relaciones concordantes usando la guematria, y hacer hermenéutica apoyado el estudio de los aspectos culturales en los cuales surgieron esos textos.

Él [mi amigo] no me estaba prestando mucha atención, “yo” lo sentí así. Y me dijo, algo como: -Me parece interesante que todo eso esté allí, pero a mi me interesa vivirlo, y he visto cosas más profundas...-. Él estaba viviendo un debate interno. Para ese momento eramos veinteañeros, y ambos habíamos sido víctimas de una “estafa” (intelectual) y nos estábamos recuperando de esa experiencia.

Escribo esto, para que vean como mí Ego hace sus estragos [risas]. Recuerdo esta anécdota para señalar, lo mucho que me viera afectado por la “falta de profundidad”, que percibió mi amigo en mi análisis métrico.

Ajá, pero ¿Qué tiene que ver esto con la pseudo-espiritualidad y pseudo-profundidad, titulo de este artículo? quiero demostrar que un autor siempre permea en sus líneas, sus propias vivencias y su forma de relacionarse con ellas.

Aún teniendo una formación en el tema, un estudio muy dedicado y práctico del mismo. Siempre me ha perturbado “el creer” que cuando hablo a mis estudiantes, ellos puedan estar pensando que digo tonterías pseudo-espirituales (es decir relacionados con la nueva era y la mediocre autoayuda) pudiendo accionar muy mal al mínimo indicio de percibir positiva esa sensación. Y desconociendo que el mensaje es interpretado por cada receptor.

Al final de todo, las creencias son principio de las acciones.

Esta creencia [sin ninguna duda] ha limitado mi crecimiento. En algún momento la elaboré, basado en mis vivencias y quizás en algún momento me fue útil [por así decirlo] luego se transformó en un lastre para mi.

Independiente de las razones psicológicas [risas] que motivaran esa creencia:

La profundidad es importante, y los libros de autoayuda son una respuesta efímera para las necesidades de la gente: vacío existencial, baja autoestima por una infancia maltratada, sentimientos de culpa a flor de piel, inmadurez emocional, inhibiciones, inseguridad, y una lista larga de problemas de personalidad.

La Kabbalah y la pseudo-profundidad.

La Kabbalah es la Sabiduría que lleva a percibir y experimentar Divinidad en el mundo. En cada instante, Di-s crea toda la realidad de nuevo. Se comienza a apreciar esto, con la captación intelectual de cómo tiene lugar la creación.

Esto nos permite superar el miedo de descubrir que el verdadero tú puede ser diferente al tú actual.

Siempre me ha desagradado: la pseudo-espiritualidad, y la simplificación (casi “estupidización”, esto es de hacer “estúpida”) de la espiritualidad, y me exasperan las tonterías pseudo-profundas.

Por tonterías pseudo-profundas, se debe entender lo siguiente: 
Afirmaciones aparentemente impresionantes que se presentan como verdaderas y llenas de significado, pero que en realidad están vacías de contenido.

Un ejemplo inequívoco de estas son las encontradas en las obras pseudo-filosóficas del escritor brasileño Paulo Coelho.

Si tienes en tu biblioteca una atesorada colección de libros de este autor, o llenas tu muro facebook con extractos de sus obras, ya no te va a gustar este articulo. 

Un burla sarcástica a las frases motivadoras de Coelho

Traducido a 56 idiomas, publicado en 150 países, con más de 54 millones de libros vendidos, a Paulo Coelho hay que reconocerle al menos una virtud: es una mina de oro para sí mismo y para las editoriales. 

En estas tonterías pseudo-profundas, la sola presencia de palabras con un significado abstracto o profundo son suficientes como para que algunas personas perciban las frases como profundas y significativas.

Un estudio científico plantea que las personas propensas a creer en este tipo de discurso tienen algunas carencias en “inteligencia y fluidez” verbales.

Parafraseando y haciendo mías las ideas de este estudio: la credulidad (o incredulidad) hacia los discursos vacuos es una cuestión de mente abierta, pero respaldada con un criterio racional. Soy un partidario de que siempre debemos tener “la mente abierta”, pero no tanto como para que se nos caiga el cerebro.

En este sentido es necesario destacar la diferencia entre mente abierta acrítica o irreflexiva, y mente abierta pensativa o reflexiva.

La primera es más propensa a aceptar cualquier información sin procesarla demasiado. El segundo tipo resulta en una mentalidad que busca información como un medio para facilitar el análisis crítico y la reflexión. 

Interesantemente según el comentador Avraham Ibn Ezra el escribe “Hashem solo le dio la Torah a personas racionales; una persona que no es racional no tiene Torah.”